viernes, 28 de octubre de 2011

Vas a ir a tirarle flores a Camilo?



Vas a ir a tirarle flores a Camilo?
De mi libro: Fidel me robaste mi niñez.
Por Engie Alvarez.
Mientras estaba en la Primaria, la cercania a la fecha del 28 de Octubre (fin de la Jornada Ideologica Camilo-Che), era un tormento muy malo para mi y quizás, para uno o dos niños de la escuela, cuyos padres tampoco los dejaban ir a la playa para tirarles flores a Camilo al mar.
Mi mama todos los años acudia a la escuela por peticion de la Directora, ella debía notificar por escrito fechado y firmado, que no aceptaba la asistencia de su hija al acto.  Al entregar la carta en la Direccion del Colegio, trataban de convencerla, pero ella sabia muy bien como tratarlos.  Entonces, no les quedaba mas remedio que acceder a la petición escrita, pero de mala gana.  Realmente mi mama no les importaba tanto, la que importaba era yo, la hija de la presa politica, la nueva generacion, a quien con intimidacion, amenazas y maltrato, tratarian de convencer.
Una semana antes de finalizar la muy anunciada "Jornada Ideologica Camilo-Che", todos los dias me llamaban a la Direccion del Colegio. Es sabido que citar a un niño a la Direccion es algo terrible y estar frente a la Directora es intimidante. Y eso hicieron conmigo muchas veces. 
Al llegar a la oficina todo estaba debidamente preparado para comenzar con el adoctrinamiento, me ordenaban sentar en un pupitre frente a la pizarra, en un rincón. Intentaban trabajarme el cerebro para convencerme de que tenia que asistir al acto del dia 28 de octubre. 

En esas sesiones de adoctrinamiento, repetian siempre lo mismo mostrando fotos, contando lo bueno que fue el Comandante Camilo Cienfuegos, y lo malo que son los "Imperialistas Yanquis" al dispararle al avion desapareciendolo en el mar, para nunca mas encontrar al heroe de la revolucion, que entrego su vida a la patria, cuando es de todos sabido, que el propio Fidel lo mando a matar.
Despues de toda aquella retorica comunista, la directora hacia la pregunta con aire de optimismo, creyendo que yo ya estaria convencida: Entonces, vas a ir a tirarle flores a Camilo?, una vez mas, les contestaba, no. Al darse cuenta de que su intimidacion no daba el resultado esperado, continuaba con el otro metodo, el de las amenazas, las que siempre cumplian.

Me amenazaban con quitarme puntos en los examenes y me los quitaban. Usaban la mentira, al decirle  a mi abuelo cuando llegaba a recogerme a la hora de la salida,  que saldria una hora mas tarde, porque estaba castigada por mala conducta. Otro castigo fue, suspenderme el recreo  una semana, en a media hora que demoraba el esparcimiento, me quedaba sola en el aula. Cuando pasaba la semana de regano, me dejaban salir al patio, pero no permitian que comprara las seis galleticas (sin agua, porque el bebedero nunca funcionaba) que nos correspondía como merienda.
 
El castigo que mas me dolia, era no dejarme participar en la clase de Educacion Fisica, que se impartia los martes y jueves, dias que esperaba muy contenta esos  para jugar y divertirme con los condiscipulos de clase.
Al salir al area de ejercicios, la Profesora Norma, una mulata gorda, de caracter tosco y rudo, en muy mal tono, ordenaba que me sentara en una silla premeditadamente colocada en un sitio, donde yo pudiera observar perfectamente a los alumnos en las clases, advertiendome que bajo ningún concepto podía levantarme, de ese lugar.  Realmente era una tortura, ver a los alumnos divertirse y tener que permanecer sentada.
 
A gritos informaba a los alumnos, que yo estaba castigada porque no quería ir a tirarle flores a Camilo, por lo tanto, no podia participar en los ejercicios.
Con cara de risa, permitia a los alumnos burlarse de mi a carcajadas y que gritaran los insultos que quisieran, los mas comunes eran:  gusana, mala, y las negras se unian para gritar blanca sucia y burguesa. En algunas ocasiones como muchas veces sucedio, ellas en pandilla, esperaban la hora de la salida de clases para tirarme piedras, seguir gritando improperios o halarme el pelo, lógicamente yo tenia que defenderme a golpes para quitarme de encima aquella turba encolerizada.
Otro de los castigos en aquellas tantas "Jornada Ideologica", fue llevarme a un aula vacia y semi oscura, allí, sentada en un rincón, me entregaban una hoja de papel  y  lapiz,  tenia que escribir cien veces:
Voy a ir a tirarle flores a Camilo.
Voy a ir a tirarle flores a Camilo.
Voy a ir a tirarle flores a Camilo.
Voy a ir a tirarle flores a Camilo.
Yo voy a ir a...
En otra ocasion, antes de salir al recreo me llamo la Directora, en sus manos tenia el libro de Historia de la revolucion, abierto en el capitulo que trataba sobre el desembarco del Granma, tienes que aprender en 30 minutos esta hoja me dijo, de verdad que tenia aprender aquel capitulo en el tiempo requerido, porque si no contestaba satisfactoriamente, alli me dejaban hasta que lo aprendiera y contestara correctamente.
Muchas veces paso que  no pude contestar las preguntas, porque estaba aterrada ante todas aquellas amenazas y el sufrimiento de pensar que si no lo memorizaba, me seguirian regañando y castigando.  Cuando sucedia que no podia responder, al llegar la hora de salida, lo dejaban como tarea para la casa.  Pienso que si tenian esa condescendencia, era porque yo llegaria tarde a la casa y mi abuelo o mi mama irian al colegio a saber que me paso.  Ellos querian hacer su tortura sin que se enterara mi familia.