lunes, 10 de enero de 2011

10 de enero. Un dia de torturas.




10 de enero.
Por: Enita Alvarez
De mi libro: Fidel me robaste mi ninez.


Esta fecha era un recuerdo muy duro para mi mama, siempre dijo que era el dia mas negro de su vida, pero que a la vez habia sido uno del que tambien tenia alguna satisfaccion.

Malo porque recibio los puñetazos mas terribles de las manos de Fidel Castro en un interrogatorio, pero habia tenido la satisfaccion de que ella tambien lo golpeo a el, lo escupio y se quedo con unos pelos de la barba en la mano.

Me conto que un dia como hoy, entro Fidel Casto vestido de verde olivo al salon donde se hacian los interrogatorios con la carta en la mano que el agente infiltrado le habia robado a mi mama, entregandosela a Seguridad del Estado, motivo por el cual cayo presa mi mama.

Castro como simpre muy arrogante le dijo: ahora me vas a contar sobre esta carta.
-no se de que hablas responde ella
-Te voy a recordar la memoria, grita acercandole la carta a la cara para que la viera de cerca.
-no se de que se trataba esa carta,
-Porque lo niegas si es tu letra, grito aun mas fuerte el genizaro.
-no se

El se pone de pie y abalanzandose sobre ella le da un golpe en la cara, a la ves que grita vez mas fuerte: vas a hablar o te mato.
-matame si quieres.
enfurecido le gritaba Hija de P... le dio otro golpe con el puno cerrado, ella cae al suelo, se tira sobre ella para darle mas golpes y es ahi cuando le arranca los pelos de la barba, el se enfurece mas, siendo peores los golpes.

Terminada esa sesion de interrogatorio, y viendo que aunque la golpeo brutalmente no hablo, le dijo apuntandole con el dedo: te voy a matar, ella como pudo se puso de pie, volvio a preguntar si confesaria, que esa seria su ultima oportunidad antes de fusilarla, ella respondio que no, y es ahi cuando se vuelve y con toda su fuerza le dio un punetazo tan grande que la cabeza de ella reboto en la pared partiendole la frente, cicatriz que le quedo hasta el final de sus dias.

Asi golpeada, llena de sangre, con hambre y sed, la dejaron varias horas en aquel salon, hasta que los guardias la fueron a buscar, para llevarla a una galera donde le esperaba otro encierro, sin agua, sin comida y con mas torturas.

Muchas veces vi a mi mama al llegar el 10 de enero, cerrarse en su cuarto y llorar amargamente, yo la llamaba mirando por la cerradura, (esas antiguas de llave grande por donde se ve hacia dentro de la habitacion), mamita, mamita abreme la puerta, llegaba mi abuela casi llorosa, agarrandome por la mano decia, ven vamos que tu mamita se siente mal.

A mi abuelo enseguida se le desfiguraba la cara y desaparecia, el iba a su refugio como el le decia, al cuarto de arriba y se quedaba horas alli, tambien lo escuche llorar en algunas ocasiones.

Cuando fui mayor, ademas de estar adaptada a esta situacion de dolor, un dia en esta fecha le pregunte el porque especificamente el 10 de enero, le traia tan malos recuerdos y lloraba tanto, con calma me dijo; sientate que ya es hora de que sepas algunas cosas.

Mima era muy calmada, tranquila, pausada, pero jamas olvidare aquel dia su cara al decirme verdades que yo jamas imagine tener que oir.

Ese dia comprendi el porque de muchas cosas, persecusiones, amenazandola con que me quitarian de su lado y me llevarian para una escuela especial. Esa fecha supe uno de los terribles sufrimientos que mi mama llevaba guardado entre pecho y espalda y los porque de su desmedido cuidado hacia mi.

Quise mucho mas a mis abuelos por el dolor que habian sufrido, porque a pesar de todo lo horrible que habia pasado, me criaron y me quisieron como a una hija y a ella, porque defendio su embarazo y me dejo nacer.

3 comentarios:

  1. Difícil hacer un comentario cuando dolor te cala profundo,Sin palabras, estoy contigo y con el dolor que los acompaña.c

    ResponderEliminar
  2. Gracias Haydecita por tus palabras. Saludos para ti.

    ResponderEliminar
  3. Cuánto dolor....muy fuerte esas palabras..te apoyo en tu pena..sdos.

    ResponderEliminar