sábado, 10 de diciembre de 2011

En el dia que conmemoramos la declaracion de los derechos humanos . dedico este poema a quien le fueron violados todos sus derechos pero nunca claudicó.



En el dia que conmemoramos la declaracion de los derechos humanos . dedico este poema a quien le fueron violados todos sus derechos pero nunca claudicó.
Jose Caballero.

 LUCHADORA INVENCIBLE
(Dedicado a Ena ALvarez)

  Luchó y luchó, la fuerte luchadora
No la amedrentó la cárcel, ni la muerte
Luchó en la arena, firme gladiadora
Y, el ser mujer, la hiso más fuerte.

Vencedora de abusos y atropellos
No pudieron doblegarte, ni vencerte
Los enemigos derrotaste, todos ellos
Aunque caro pagaste, tan cruel suerte.

Las torturas cobraron la cuota marcada
Al tener de cómplice los pasados daños
Tu mente fue esa enemiga derrotada
Por el artero pasar de tantos años.

Ahora que emprendes el eterno viaje
Cuando te rindes a lo que la vida dicta
Con tu aptitud ya pagaste el pasaje
Epitafio acompañante. SIEMPRE INVICTA

José Caballero Blanco

viernes, 28 de octubre de 2011

Vas a ir a tirarle flores a Camilo?



Vas a ir a tirarle flores a Camilo?
De mi libro: Fidel me robaste mi niñez.
Por Engie Alvarez.
Mientras estaba en la Primaria, la cercania a la fecha del 28 de Octubre (fin de la Jornada Ideologica Camilo-Che), era un tormento muy malo para mi y quizás, para uno o dos niños de la escuela, cuyos padres tampoco los dejaban ir a la playa para tirarles flores a Camilo al mar.
Mi mama todos los años acudia a la escuela por peticion de la Directora, ella debía notificar por escrito fechado y firmado, que no aceptaba la asistencia de su hija al acto.  Al entregar la carta en la Direccion del Colegio, trataban de convencerla, pero ella sabia muy bien como tratarlos.  Entonces, no les quedaba mas remedio que acceder a la petición escrita, pero de mala gana.  Realmente mi mama no les importaba tanto, la que importaba era yo, la hija de la presa politica, la nueva generacion, a quien con intimidacion, amenazas y maltrato, tratarian de convencer.
Una semana antes de finalizar la muy anunciada "Jornada Ideologica Camilo-Che", todos los dias me llamaban a la Direccion del Colegio. Es sabido que citar a un niño a la Direccion es algo terrible y estar frente a la Directora es intimidante. Y eso hicieron conmigo muchas veces. 
Al llegar a la oficina todo estaba debidamente preparado para comenzar con el adoctrinamiento, me ordenaban sentar en un pupitre frente a la pizarra, en un rincón. Intentaban trabajarme el cerebro para convencerme de que tenia que asistir al acto del dia 28 de octubre. 

En esas sesiones de adoctrinamiento, repetian siempre lo mismo mostrando fotos, contando lo bueno que fue el Comandante Camilo Cienfuegos, y lo malo que son los "Imperialistas Yanquis" al dispararle al avion desapareciendolo en el mar, para nunca mas encontrar al heroe de la revolucion, que entrego su vida a la patria, cuando es de todos sabido, que el propio Fidel lo mando a matar.
Despues de toda aquella retorica comunista, la directora hacia la pregunta con aire de optimismo, creyendo que yo ya estaria convencida: Entonces, vas a ir a tirarle flores a Camilo?, una vez mas, les contestaba, no. Al darse cuenta de que su intimidacion no daba el resultado esperado, continuaba con el otro metodo, el de las amenazas, las que siempre cumplian.

Me amenazaban con quitarme puntos en los examenes y me los quitaban. Usaban la mentira, al decirle  a mi abuelo cuando llegaba a recogerme a la hora de la salida,  que saldria una hora mas tarde, porque estaba castigada por mala conducta. Otro castigo fue, suspenderme el recreo  una semana, en a media hora que demoraba el esparcimiento, me quedaba sola en el aula. Cuando pasaba la semana de regano, me dejaban salir al patio, pero no permitian que comprara las seis galleticas (sin agua, porque el bebedero nunca funcionaba) que nos correspondía como merienda.
 
El castigo que mas me dolia, era no dejarme participar en la clase de Educacion Fisica, que se impartia los martes y jueves, dias que esperaba muy contenta esos  para jugar y divertirme con los condiscipulos de clase.
Al salir al area de ejercicios, la Profesora Norma, una mulata gorda, de caracter tosco y rudo, en muy mal tono, ordenaba que me sentara en una silla premeditadamente colocada en un sitio, donde yo pudiera observar perfectamente a los alumnos en las clases, advertiendome que bajo ningún concepto podía levantarme, de ese lugar.  Realmente era una tortura, ver a los alumnos divertirse y tener que permanecer sentada.
 
A gritos informaba a los alumnos, que yo estaba castigada porque no quería ir a tirarle flores a Camilo, por lo tanto, no podia participar en los ejercicios.
Con cara de risa, permitia a los alumnos burlarse de mi a carcajadas y que gritaran los insultos que quisieran, los mas comunes eran:  gusana, mala, y las negras se unian para gritar blanca sucia y burguesa. En algunas ocasiones como muchas veces sucedio, ellas en pandilla, esperaban la hora de la salida de clases para tirarme piedras, seguir gritando improperios o halarme el pelo, lógicamente yo tenia que defenderme a golpes para quitarme de encima aquella turba encolerizada.
Otro de los castigos en aquellas tantas "Jornada Ideologica", fue llevarme a un aula vacia y semi oscura, allí, sentada en un rincón, me entregaban una hoja de papel  y  lapiz,  tenia que escribir cien veces:
Voy a ir a tirarle flores a Camilo.
Voy a ir a tirarle flores a Camilo.
Voy a ir a tirarle flores a Camilo.
Voy a ir a tirarle flores a Camilo.
Yo voy a ir a...
En otra ocasion, antes de salir al recreo me llamo la Directora, en sus manos tenia el libro de Historia de la revolucion, abierto en el capitulo que trataba sobre el desembarco del Granma, tienes que aprender en 30 minutos esta hoja me dijo, de verdad que tenia aprender aquel capitulo en el tiempo requerido, porque si no contestaba satisfactoriamente, alli me dejaban hasta que lo aprendiera y contestara correctamente.
Muchas veces paso que  no pude contestar las preguntas, porque estaba aterrada ante todas aquellas amenazas y el sufrimiento de pensar que si no lo memorizaba, me seguirian regañando y castigando.  Cuando sucedia que no podia responder, al llegar la hora de salida, lo dejaban como tarea para la casa.  Pienso que si tenian esa condescendencia, era porque yo llegaria tarde a la casa y mi abuelo o mi mama irian al colegio a saber que me paso.  Ellos querian hacer su tortura sin que se enterara mi familia.

sábado, 17 de septiembre de 2011

Fusilados. Cementerio de Colon.


Aqui se enterraban los fusilados, queda como constancia porque jamas he visto en internet algo al respecto. Bajo juramento digo que aqui en esta zona, se enterraron fusilados, se metian las bulldoser para apilonar los restos humanos como si fueran basura, luego se tiraban en camiones grandes y se los llevaban a la huesera general que le decian (osario general es el nombre correcto). Segun situacion de las direcciones en este mapa.
Oeste de la salida sur, cuadrante, entre las calles verticales 5 y 13 y calles horizontales M,N,L.
Aparentemente los terrenos segun vista aerea, estan vacios. 

Ena Alvarez

http://maps.google.com/maps?ll=23.120529,-82.397531&spn=0.001998,0.003026&t=h&z=18&vpsrc=0&lci=com.panoramio.all

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Un dia de la Virgen de regla.

Estampa de la Virgen de Regla,
la encontre en internet pero es igual a la obsequiada a mi madre.

Un dia de la Virgen de regla.
Por Engie Alvarez.

Entre los tantos recuerdos que llegan a mi mente sobre las cosas que pasaba mi madre en prision y que me contaba, recuerdo una anecdota. 

Un 7 de septiembre Dia de la Virgen de Regla, del año 1960, mi mama tuvo un dolor muy fuerte en el coxis, debido a una patada que dio Fidel Castro con sus botas militares en un interrogatorio, hacia unos meses, tal fue el dolor que tuvieron que llevarla al Hospital de Guanabacoa para inyectarla. 

Una enfermera del hospital la reconoce, era la presidiaria que habia tenido una hija prematura dos meses antes, pues cuando yo naci muchas personas acudieron frente al Hospital para gritarle a la presa que estaba pariendo,"Paredon" y desearle la muerte a la hija, Yo. 

La enfermera, casi escondida, como pudo, y hablando bajito, saca de su bolsillo una estampita diciendole: toma, para que cuide a tu hijita, me la regalo mi padre, devoto de la Virgen de Regla y esta firmada por el.

Al leer mi madre la dedicatoria se le aguaron los ojos, pues la firma decia Francisco, y asi se llamaba su padre quien para mas coincidencia, nacio un dia 7 de septiembre.

A pesar de todo, cosas lindas que pasan en la vida.

viernes, 1 de julio de 2011


Recibi esta foto actualizada de la Iglesia de San Antonio de Padua, cituada en 60 y 5ta Avenida, Miramar, La Habana. EL vitral del altar veo que esta en buen estado, estan reparados, antiguamente le faltaba cristales, los cuales eran sustituidos por tablitas, por el hermano Rafael y algunos feligreses.

En muchas ocaciones a la hora de la misa, pandillas, los rompian con pedradas ademas de insultar y amenazar con arrojarnos piedras, muchas veces cumplian sus amenazas atacando a los feligreses que estabamos alli orando.


Cuando le convenia al gobierno, mandaba a arreglar los cristales, porque esa iglesia estaba situada en una zona que era el paso de delegaciones extranjeras y actos de recibimientos multitudinarios a Presidentes que visitaban Cuba. Cuando eso ocurria, invadian la iglesia militares con armas largas, muchos se subian a la parte donde estaba el organo, para asi poder vigilar el paso de las caravanas, luego se marchaban dejando todo desordenado. El sacerdote en esa epoca se llama Serafin Ajuria.

domingo, 26 de junio de 2011

26 de junio: Día Internacional contra la Tortura


La tortura es una clara violación del derecho internacional humanitario, por lo que concierne directamente al CICR. En ocasión del Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, el CICR suscribe la condena de una práctica que atenta contra la vida y la dignidad humanas.

El CICR y el Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura (Ver texto en inglés)

En 2001, delegados del CICR visitaron a 346,807 personas detenidas en 1,988 lugares de detención, en más de 70 países.

El CICR transmitió 108,280 mensajes Cruz Roja en relación con personas detenidas.

Obviamente, existe la tortura para obtener “información”. Pero por lo general, se recurre más a esa práctica para incriminar, adoctrinar e intimidar que para obtener información.

viernes, 24 de junio de 2011

Dia de la Prisionera Politica. 24 de Junio.

Por: Engie Alvarez.


Varias decenas de presas políticas se encuentran hacinadas en la prision de Guanabacoa, La Habana, son reprimidas bestialmente por los genizaros custodios. La protesta de estas dignas mujeres cubanas habia empezado el dia anterior, cuando la tirania les anuncio que un grupo de ellas serian trasladadas para las ergastulas de Guanajay, carcel situada en Pinar del Rio.

En junio 24 de 1961, una mujer Prisionera Politica, Lydia Perez Leon, fue golpeada e ignorada en su celda, luego murio al dar a luz sin recibir asistencia medica, convirtiendose en un simbolo de la martir cubana. Su esposo Orestes Calle, estaba preso en Isla de Pinos.

Las Presas Politicas cubanas han estado sujetas a tratamiento cruel e inhumano en las carceles, de esta forma se honra a aquellas presas politicas que han sobrevivido el horror de las carceles cubanas y alabarlas por su solidaridad y por la preservacion del espititu humano.

Declarar el 24 de junio, El Dia de la Prisionera Politica fue aprobado por el Senado de la Florida en Mayo de 1989.

Dejo como prueba el documento entregado a mi madre Ena Alvarez en 1989 por Ros-Lehtinen.

lunes, 13 de junio de 2011

Tortura.

El Himno de la Internacional comunista se lo hicieron escuchar a todo volumen por horas, a mi mama, como tortura, amarrada en una silla,  Sucedio en los interrogatorios del G2.
Al salir de la carcel, algunas veces aparecia en la tv como propaganda el Himno, ella la apagaba enseguida.  Una vez recuerdo que se puso la mano en la cara y dijo, no puedo, no puedo escucharlo, no puedo. 


Las clases de piano.

De mi libro: Fidel me robaste mi niñez.

Siempre me gusto la música, creo que lo herede de mi abuela, ella cantaba muy bonito, conocía infinidad de canciones que en las tardes me ensenaba, yo las aprendía fácilmente, era como si las conociera de siempre.

La recuerdo escuchando junto a mi abuelo algunos pasodobles y también llorando, quizás porque pensaba en su familia o el tiempo feliz, antes de llegar el comunismo que hasta con la música termino.

Había en la casa un solo radio, los demás se los llevo el G2 en sus saqueos, era verde, de mi mama, en el escuchaba “La voz de las Américas”, emisora de USA que milagrosamente se captaba en la onda corta, por aquel tiempo. Por cierto, ese radio lo tuvo unos meses en el penal de Guanajay.

En el closet había muchos discos de esos antiguos, los de pasta negra de 78 RV, esos que hacen ra,ra,ra, pero no teníamos tocadiscos, se lo llevaron los genízaros, junto con las grabadoras y las cintas grabadas, buscando mensajes secretos de la CIA, el FBI o Díaz Lanz (mi tío político), los cuales nunca encontraron, porque no existían tales mensajes.

La colección de discos era antiquísima, un valioso tesoro que se había escapado del saqueo en los registros del G2. Todos fueron cuidadosamente colocados por mis abuelos y bisabuela en cajas, a las que se les había colocado alcanfor, como repelente de polillas (que difícil fue conseguir el alcanfor en las farmacias). También se conservaban las partituras hechas a mano por mi tía abuela Celina y dos de puño y letra del compositor cubano Ernesto Lecuona, pues tía Celina, había sido por corto tiempo, antes de casarse, miembro de su coral.

En casa de mi bisabuela por parte de madre, Emilia Perez-Castaneda, también hubo registros, buscaban datos y papeles de nuestra familia, era ella hija de quien fuera gobernador de Pinar del Rio en tiempos de España, sobrina de Tiburcio Perez-Castaneda y Triana, Marqués de las Taironas, ilustre personaje de renombre histórico en Cuba, primo hermano de Vicente Martinez-Ybor, fundador de Ybor City, Tampa, Florida, USA.

A la edad de siete años, mi mama quiso que yo estudiara piano. Busco una profesora dispuesta a darme clases particulares, yo no podía asistir a la única academia que quedo en pie después de cerrar conservatorios, porque no éramos integradas. La maestra que consiguió cerca de casa, vivía en la Avenida 19, se llamaba María Lola, fue tan cariñosa conmigo, tan paciente, si, es yo era muy inquieta, debo confesar que no me gustaba mucho el piano, prefería el órgano y la marimba.

Un día de repente en 1969, nos dio la noticia de que le había llegado la salida del país, llore muchísimo, otra persona más que yo dejaría de ver, quizás por siempre. No pude recibir por mucho tiempo las clases de piano, así que me quede con el segundo año de piano aprobado, y medio del tercero.

Fue difícil conseguir otra profesora, casi todas emigraban, las pocas que quedaban, cuando se enteraban que mi mama fue presa política y cuñada de Díaz Lanz, decían que no tenían cupo. Lógico, tenía miedo relacionarse con nosotras, aceptarme como alumna era un riesgo grande, quizás estaban esperando la salida del país calladamente, podían negarle el viaje y sabe Dios que más, hasta acusarla de agente de la CIA, de enviar mensajes en clave de sol con respuestas en clave de fa, no exagero, es así. La marcada obsesión de que USA los espía, llega a límites inimaginables.

En casa de tío Hendel, (capitán retirado del Ejercito Constitucional cubano) había un piano de cola precioso, siempre permanecía cerrado, un hermoso mantón español colocado encima lo resguardaba. El no quería que nadie lo tocara, había sido de tía Celina, su esposa y la única hermana de mi abuela, que murió de parto siendo muy joven.

En ese piano practico Arturo, uno de sus hijos, desde que lo enviaron a USA en 1960, se cerro y nunca más se volvió a abrir, no había deseos de escuchar música, teníamos demasiado dolor en la familia, saqueos, presos, fusilados, divisiones, emigraciones.

La historia típica de tantas familias divididas por el comunismo, casas que antes eran alegres, llenas de vida, se convirtieron en sitios penumbrosos, llenos de arboles que daban aspecto de abandono para unos, menos para los que conocíamos de la cruel soledad que deja la separación.

Al salir mi mama de la cárcel, en raras ocasiones, quizás en cumpleaños de alguno de nosotros, tocaba el piano, había una pieza que debía ser interpretada a cuatro manos, un boogie boogie que le gustaba mucho, y me enseno, la tocábamos juntas. Buscaba la forma de alegrar un poco a tío Hendel y a mi bisabuela que vivió allí, la mayor parte del tiempo, desde que falleció su hija Celina, se dedico a cuidar de los dos niños al morir su segunda hija.

A principios de los 60 se quedo permanentemente, al expropiarle “La Reforma Urbana” su casa.

Alguien denuncio al gobierno que ella vivía en Ampliación de Almendares, en casa de su yerno y esa otra casa en El cano, estaba vacía, y podían dársela a alguien necesitado del pueblo. Esa era su residencia honradamente comprada hacía muchos años por ella y su esposo. Descaradamente se la robaron para entregarla a unos destructores que la convirtieron en casa de vecindad, creo que hoy en día solo queda el terreno.

Mi mama tocando el piano, aquí en Miami. 1992.

miércoles, 8 de junio de 2011

HEROÍNAS DEL PRESÍDIO POLÍTICO

PATRICK FARRELL / MIAMI HERALD

Georgina Cid y su esposo Orlando Castro en su casa de Miami. Georgina está entre las miles de mujeres presas políticas del régimen de Castro.

NOTA: Georgina (Yoyi) y su eposo, Orlando Castro, son admirados amigos nuestros. A Orlando lo conocí en la Universidad de La Habana, y trabajamos juntos en Sabatés. Orlando participó en el 26 de julio de 1953. El grupo de Fidel Castro atacó el cuartel Moncada en Santiago de Cuba. Orlando y otro grupo atacaron el cuartel de Bayamo. Pudo esconderse en el monte, y hacer contactos que le permitieron regresar a La Habana y asilarse en una embajada. Después del triunfo de la revolución, lo recuerdo vívidamente, mi esposa y yo lo visitamos, y nos dijo que Fidel iba a ser un tirano. Conspiró y lo detuvieron, cumpliendo 20 años de condena. Cuando salió de la carcel vino a EEUU y se ubicó en Miami, donde conocimos a Yoyi, con quien se había casado en Cuba.

Pasó 16 años, nueve meses y cuatro días en las cárceles de Fidel Castro, pero a Georgina Cid todavía la atormenta lo que ocurrió el 7 de diciembre de 1969. En aquel frío amanecer de diciembre de 1969, estando presa, la llevaron a una habitación en una granja de trabajos forzados en las afueras de La Habana que tenía el nombre orwelliano de América Libre. Dos interrogadores le dieron, como opción única, un ultimátum imposible: denunciar las actividades anticastristas de su grupo o que mataran a su hermano mayor que había estado realizando acciones respaldadas por la CIA desde Miami.
Georgina ya había perdido a su hermano menor, Eladio Jr., durante la dictadura de Fulgencio Batista en el ataque de la policía a la embajada de Haití donde el joven había buscado asilo en 1956. Y ahora tenía que enfrentarse a estos dos sujetos sólo meses después de que su padre, Eladio, muriera de un infarto cuando era interrogado por las fuerzas de Castro. ¿Acaso suponían ellos que debía ayudar al régimen? "Les dije: ‘Estoy dispuesta a entregar mi vida por la de mi hermano porque él es mejor de lo que yo soy, y más útil también'', dijo, mientras se limpiaba las lágrimas en su casa de Miami. ‘‘Pero no puedo hacer eso. Esto es una lucha, y no puedo arriesgar la seguridad de nadie para salvar a mis seres queridos''.

Francisco "Paco'' Cid --golpeado, demacrado y esquelético mientras abrazaba por última vez a su hermana presa-- fue ejecutado frente a un pelotón de fusilamiento, dejando a su viuda Ofelia Rodríguez en la cárcel y a un hijo pequeño.

Miles de mujeres como Georgina Cid han tenido que tomar decisiones terribles. Pero mientras los prisioneros políticos han capturado el mayor interés, las mujeres, en gran medida, han tenido que mantener en privado sus recuerdos.

Cuando fueron puestas en libertad en los años 1970s y 1980s, pasaron a reconstruir sus vidas en el sur de la Florida. Algunas consiguieron títulos académicos, otras tuvieron que hacer trabajos domésticos. Muchas se casaron con antiguos prisioneros políticos, los que mejor comprendían su dolor y su orgullo.

Ahora, en el crepúsculo de su batalla, las antiguas prisioneras políticas que quedan - muchas de ellas llamadas plantadas porque rehusaron los programas de reeducación marxista - comparten un vínculo precioso. Sus historias, que raramente se escuchan fuera de los círculos de cubanos exiliados, son un testamento a su intrepidez y a su espíritu de desafío en una época cuando se esperaba que la mayoría de ellas - cubanas y americanas por igual - fueran dulces amas de casa y no armadas conspiradoras por la democracia.

Georgina Cid no había cumplido los 25 años cuando fue sentenciada a 20 años en 1961 por esconder una pistola "para conspirar contra los poderes el estado'', contra una revolución que ella había abrazado tras la muerte de Eladio hijo.

Cuando llegó a Miami en 1979 se había convertido, como tantas otras cubanas de su época, en un símbolo de un doloroso orgullo que jamás pudo ser quebrantado por sus brutales carceleros.
La mayoría de las presas políticas habían defendido la revolución pero se volvieron contra ella cuando Castro dejó de hablar de construir una democracia y, en vez de eso, se puso a hacer cárceles.
Así que las mujeres escondieron a jóvenes conspiradores, prepararon cócteles Molotov, trasladaron armas y distribuyeron propaganda anti-castrista. Se robaron las armas de sus padres fidelistas para llevarlas a la clandestinidad, aprendieron a montar estaciones de radio para hablarles a las masas o, como Zolia Aguila, conocida como la Niña del Escambray, subieron a las montañas de la parte central de Cuba para combatir contra el nuevo ejército revolucionario. Hicieron de todo con la esperanza de que el pueblo se alzara contra el dominio comunista de su joven nación. No era fácil hacerlo en un clima de terror alimentado por una TV que, todos los días, durante horas, mostraba sangrientos fusilamientos.

En la cárcel, las mujeres eran implacablemente castigadas, lo que sólo servía para unir aquella hermandad extraordinariamente diversa. Campesinas pobres como Olga Rodríguez Morgan y Aracelis Rodríguez San Román se mezclaban con la antigua aristocracia de la sociedad cubana como la abogada Albertina O'Farrill, que había sido la esposa de un embajador en los años de Batista o Polita Grau, la sobrina del antiguo presidente cubano, Ramón Grau San Martín, que vivió para lamentar su inicial apoyo a Fidel Castro.
El testimonio, sacado de contrabando, de un preso político y llevado a la Comisión Inter-Americana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos narraba la violencia de un Día de las Madres en 1961:

Habían cientos de nosotras, prisioneras políticas, en Guanabacoa, y nos querían trasladar a Guanajay, donde las condiciones eran insoportables... La cárcel quedó completamente rodeada por unos 600 hombres y mujeres armadas... Nos atacaron con mangueras de agua, con una presión entre 200 y 300 libras... Había una presa que tenía seis meses de embarazo y le dirigieron el chorro de agua directamente contra el vientre para hacerla abortar. Muchas de nosotras corrimos para protegerla y cubrirla con nuestros cuerpos. La presión del agua nos dejó una profunda marca en la piel que nos duró unos dos meses.

"Desde un punto de vista humanitario, independientemente de cómo pensáramos políticamente y respetando las creencias mutuas, estábamos juntas'', recuerda Luisa Pérez, una bibliotecaria de Miami, que estuvo entre las mujeres que se pusieron frente a la embarazada Raquel Romero para protegerla de las poderosas mangueras. El bebito sobrevivió. "Si le tocaban el pelo a una de nosotras, todas salíamos a defenderla''.

Luisa Pérez, Georgina Cid, Olga Rodrígez Morgan y Ana Lázara Rodríguez están entre las docenas de mujeres que sobrevivieron aquel violento Día de las Madres tras las rejas, pocas semanas después de la frustrada invasión de Bahía de Cochinos.’
Georgina acababa de regresar a su celda tras una visita de su madre cuando oyó ‘‘aquellos gritos terribles''. Las mujeres empezaron a sacudir la puerta de la celda para romper el cerrojo y sumarse a la pelea.

En Diario de una Sobreviviente: 19 años en una Cárcel Cubana de Mujeres, Ana Lázara Rodríguez describe la escena como "un caleidoscopio de patadas y puñetazos. ... Gente caía de ambos bandos... Pero los hombres tenían la ventaja del tamaño, el número y las armas''.
Cuando estalló el motín en el patio de la cárcel de Guanabacoa, Olga Morgan estaba siendo castigada en su celda. "Yo estaba en la Galera 5 y había estado haciendo un hueco para escapar así que cuando vimos tantos milicanos afuera pensamos que habían descubierto el hueco. Pero no, era una trampa para trasladar algunas mujeres a Guanajay, y golpear a las madres y familias que habían venido a vernos'', dijo Olga, que ahora vive en Ohio con su esposo James Goodwin.

"Fue un momento importante'', dijo. "Fue un momento en que empezamos a vernos a nosotras mismas como una sola''.

Olga Morgan era una guajira - una campesina - que se había criado en una región tabacalera, en una choza con piso de tierra. Como dirigente estudiantil en Santa Clara, se había enamorado de William Morgan, el comandante yanqui de las tropas de Fidel Castro.

Tras el triunfo de Castro, la pareja fue relegada a administrar una granja de cría de ranas en Pinar del Río. Rápidamente, William Morgan empezó a conspirar contra el giro de Fidel hacia el comunismo. Arrestado en octubre de 1960, fue fusilado cinco meses más tarde. Para el Día de las Madres de 1961, Olga Morgan había dejado a sus dos bebitas con su madre. Ahora era un viuda presa, condenada a 30 años.
Guanajay atemorizaba a las mujeres porque había sido construida para las peores delincuentes comunes durante la presidencia de Grau San Martín a fines de los años 40. La represión castrista hizo que, en cárceles como Guanajay, celdas hechas para una mujer tuvieran que albergar de 6 a 10 mujeres.

Entre las presas en Guanajay, estaba Polita Grau, acusada junto con su hermano Ramón de actividades contrarrevolucionarias, incluyendo ayudar a que 14,000 niños cubanos huyeran a Estados Unidos a través del programa Pedro Pan de la Iglesia Católica.
En el informe de la OEA del 4 de julio de 1962, sobre el traslado de Guanajay a la cárcel de Baracoa leemos:

Un nuevo sistema de férrea disciplina se ha impuesto en Guanajay. Los castigos sin causa se han hecho constantes. El mediodía del 4 de julio, llamaron a 25 mujeres por su nombre seguido de la palabra "Traslado''. El patio se convirtió en escena de una batalla campal. Insultos, gritos golpes, maldiciones, el ruido de cabezas rotas, sangre... una joven negra, Juana Drake, fue sacada de su celda, arrastrada y golpeada por milicianos que le gritaban "Camina, negra p...!'' A esta joven la condenaron a tres años adicionales con las delincuentes comunes porque había escrito en la pared, en español, inglés y francés, "Tenemos el derecho a ser libres''..

En total, 65 mujeres fueron trasladadas de Guanajay a Baracoa incluyendo a María Amalia Fernández del Cueto y su bebita Amadita, que sólo tenía 23 días y que apenas pudo sobrevivir el viaje. Las celdas de Baracoa estaban llenas de piojos y ratas y no había atención médica, excepto la que podían brindar presas como Caridad de la Vega e Isabel Rodríguez, ambas doctoras, a sus compañeras más jóvenes.

"Nos tuvieron allí durante seis meses'', dijo Gloria Argudín, que tenía 20 años y trabajaba como secretaria en la Universidad de La Habana cuando su padre, un médico fidelista, administraba el hospital de la universidad. Una día decidió llevarse algunas de sus armas y se fue para las montañas del Escambray. Fue capturada conspirando contra Castro en septiembre de 1960.

Gloria Argudín era la única mujer en un grupo de 12 hombres que, en dos carros, trasladaban armas, granadas y equipo de radio. Cinco de ellos fueron mandados al pelotón de fusilamiento tras un "juicio'' revolucionario al que asistieron 2,000 personas. La revista Bohemia los describió como antiguos rebeldes revolucionarios corrompidos y dedicados a servir "al monstruo imperialista del norte''.

Hasta el día de hoy, Gloria no soporta los balcones de los edificios altos. Es la herencia de haber sido colgada del techo de uno de ellos como parte de su interrogatorio. Y eso después de haber sido "fusilada'' por un pelotón de soldados, frente a una trinchera, con balas de salva. "Nunca lloro en esos momentos'', dijo en su apartmento de la Pequeña Habana. "Me pongo más furiosa. Me vuelvo una fiera''.

Amigas como Gladys Chinea, que estaba en la cárcel con Argudín, recuerda cómo los guardias le decían que amiga iba a afrontar el paredón.

"Nosotras oíamos, ‘Gloria Argudín, ¡paredón!', dijo Chinea. "Todas temblábamos en aquellas noches'''.

En 1963, después de Baracoa, las 65 mujeres y la bebita fueron devueltas a la cárcel de Guanajay. Pronto enfrentaron un nuevo método revolucionario de tortura: las celdas tapiadas.

"Nuestra llegada fue terrible'', dijo Olga Morgan. "Cada vez que bajaba una nos caían a golpes, así te llevaban a rastro y a golpes por las escaleras. Varias quedamos seriamente lesionadas''.

Con el tiempo, algunas de las mujeres fueron despojadas de sus ropas y metidas en celdas recientemente construidas en las que losas de concreto cubrían las ventanas. Tenían puertas de hierro con una ventanilla por donde se pasaba la comida y una jarrita. En la época de calor era un horno. Tocaban la Internacional Comunista constantemente.

"Aquellas celdas fueron construidas por mentes enfermas, por personas que pensaban que podían quitarnos nuestros principios, nuestras ideas, nuestra fuerza'', dijo Olga. ‘‘Estaban equivocados''.

El historiador cubano Pedro Corzo es un antiguo preso político cuya organización, Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo, documenta los abusos del régimen contra los derechos humanos. Corzo considera que el caso de las mujeres fue ‘‘único en su tiempo, frecuentemente sufriendo más abusos que muchos de los hombres''.

Pero ese sufrimiento las hizo más fuertes. Podian cantar y hace chistes y burlarse de sus carceleros. Y rezar.

A Polita Grau, que murió en el sur de la Florida en 2001, le encantaba tocar la guitarra, organizar coros de Navidad y entonar canciones religiosas prohibidas por el régimen ateo.

En Nuevo Amanecer, el perverso nombre de un campo de trabajo en la provincia de La Habana, Aracelis Rodríguez San Román recuerda como le gustaba a las muchachas escuchar cuando Polita hablaba de sus años como Primera Dama durante la presidencia de su tío. Araceli, Polita y La Niña del Escambray estuvieron entre las últimas plantadas allí a fines de los años 70.

Aracelis Rodríguez viene de una gran familia de 11 hermanos, gente de campo que cultivaba arroz, tabaco malanga y maíz en Pinar del Río. Con sólo sexto grado de estudios, era sumamente lista. Mantenía los libros del Frente Unión Occidental, un grupo anti-castrista que su tío dirigía para interrumpir el comercio saboteando puentes.

Ese tío, Esteban Márquez Novo, logró escapar a Estados Unidos, fue entrenado por la CIA y regresó a Cuba para hacer misiones y sacar algunos de sus sobrinos entre 1961 y 1964.

Dos de los hermanos de Aracelis también regresaron el 13 de mayo de 1964. Gilberto murió en combate. "Tenía una ametralladora y logró matar a dos o tres de ellos'', dijo Aracelis. Su hermano Arsenio escapó pero estuvo escondido durante casi un cuarto de siglo hasta que pudo huir en una lancha. Cuando supo la noticia de la muerte de su sobrino Gilberto, Márquez Novo, que dirigía el Frente, tomó la pistola y se suicidó.

Ese mismo día, Aracelis, su padre, su tío y otro hermanos fueron capturados. A ella la llevaron a las oficinas del G-2 en Pinar del Río. Querían que identificara el cuerpo de su hermano Gilberto. La llevaron a un cuarto donde había un montón de ropa en el suelo.

"Estaban llenas de sangre'', recuerda, "pero no vi el cuerpo. Durante años no supe si estaba realmente muerto''.

"La historia es tan espantosa. Nadie se lo imagina. Yo no hablo mucho de esto porque me hace daño''.

En 1979, Aracelis Rodríguez salió de Nuevo Amanecer y vino para Miami, junto con otros 3,000 presos políticos liberados. Tenía 39 años y estaba a punto de casarse con otro preso. Ahora viuda, Rodríguez se hace cargo de su madre de 98 años y de su tío Ramón San Román Novo, de 94, que pasó 24 años preso.

Cincuenta años. Familias diezmadas por pelotones de fusilamiento, asaltos, suicidios, largas cárceles. Mujeres puestas en libertad demasiado viejas para tener hijos.

¿Odio? No. Pero justicia sí.

"Yo soy una de esas personas que no perdona ni olvida'', dijo Gladys Ruisánchez, que cumplió 10 años de prisión. Su padre y su futuro esposo también fueron presos.

Hoy, Gladys ayuda a organizar eventos para reunir a las mujeres, y encontrar formas de ayudar a la oposición en Cuba, a grupos como las bibliotecas independientes que funcionan en las casas, dirigidas en ocasiones por familiares de los ex-presos políticos que quedan en Cuba.

Georgina Cid dice: "Lo único que me felicito de esa prisión es que tuve la oportunidad de conocer personas de muchos valores morales y espirituales. Que nos ayudamos y nos cuidamos mutuamente y aun ahora lo seguimos haciendo por que era un sufrimiento común. Nos preocupábamos cada una de las otras, y todavía seguimos haciéndolo porque compartimos un sufrimiento común''.

Al volver una página del libro de memorias de su difunta madre, que tiene cientos de sus cartas numeradas de prisión, Georgina detecta un amarillo recorte de periódico sobre la muerte de su hermano. El titular reza: "Cuba será libre por al sacrificio de sus hijos''. Y de sus hijas.

sábado, 4 de junio de 2011

Un dia en el cementerio de Colon.

De mi libro: Fidel me robaste mi ninez.
Por: Ena (Engie) ALvarez.

Anoche fue una madrugada con lluvia fuerte y muchos truenos, me desperte sobresaltada, los truenos sonaban en mi mente como disparos de balas, iguales a aquellos que una vez escuche, paradas mi madre y yo, frente a un peloton de militares, cuando despedian el duelo de no se que comunista que murio, y le rendian honores militares en el cementerio de Colon.

Frente al panteon del tio politico de mi mama, esta el Antiguo mausoleo del Ejercito Constitucional cubano, el cual saquearon tirando los restos de los militares de antes del 1959 que alli descansaban, al osario general o huesera como le decian desprectivamente.

Muchas veces fuimos de visita a llevar flores disimuladamente al panteon de tio, para poder llegar hasta la parte de atras del cementerio, donde esta el campo de tierra, sitio donde enterraban a los fusilados, el cual tenia prohibido el paso a cualquier persona, pero mi mama supo hacer una amistad que nos dejaba pasar, siempre y cuando se pudiera. Ella siempre tratando de ayudar, buscaba saber donde habian enterrado el fusilado que la familia le pedia buscara.

En varias ocasiones vi cuando llegaban los camiones con cadaveres metidos en sacos de yute, los que luego tiraban sin el mas minimo respeto, como si fueran sacos de arroz, en huecos hechos en la tierra, luego los sepultureros cuando querian, los cubrian de tierra.

Nosotras nos escondiamos en el deposito, estaba ubicado en la calle principal, al fondo, a mano izquierda, era un local grande, regado y lleno de polvo, alli se conservaban ataudes del tiempo de Espana, de cuando traspaso del Cementerio de Espada a Colon, estaban colocados unos sobre otros, eran de hierro, le llamaban las tiburonas, por su forma estrecha y alargada. Muchos se conservaban en perfecto estado, otros tenian el vidrio roto dejando ver partes del esqueleto de quien alli yacia con partes telas ya roidas por el tiempo, pero que aun conservaba un tono azul palido y crema. Algunas de esas raras cajas, tenian gravado el nombre de la persona a cincel en el tapa, otros eran lisos. Como desde nina me gusto la arqueologia y la historia, aquello era interesante para mi.

Como siempre en cada lugar de Cuba, trabajaba un informante del G2, el cementerio no era la excepcion, tambien habia quien observaba todo para informar cualquier movimiento, y nosotras sabiamos quien era el chivato del cementerio, ya lo conociamos de ir tantas veces y ver su actitud sospechosa. Horas antes de que llegara el entierro de un militar, pasaba barriendo la calle, para ver que tan despejado estaba el lugar.

Un dia de esos que buscabamos saber donde estaba enterrado un fusilado, coincidio con el entierro de un genizaro, vaya a saber quien era!, nunca lo supimos. Al regresar por la calle principal nos tropezamos con el entierro, ya estaban los militares formados y en posicion de disparar las salvas, mi mama tomandome fuerte de la mano sigue caminando para quitarse de enfrente de los disparos, es sabido que es muy peligroso estar cerca de disparos hechos al aire, pues la bala regresa a tierra impulsada por la gravedad. De pronto nos rodearon tres verde olivos y el chivato del cementerio, no nos dejaron caminar mas, dejandonos frente por frente a aquellos militares que disparaban al aire, parecia que estabamos frente al paredon de fusilamiento, fue algo terrible.

Fue algo horrible, mi mama me dijo asi fusilan estos genizaros, al mismo tiempo que pegandome a ella, me tapaba los oidos con sus manos para que no sintiera aquel ruido insoportable.

Una vez que acabo aquello uno de ellos le dijo a mi mama: espero que aprenda y no regrese mas. Se apartaron aquellos hombres y riendose dijeron larguense y vengan mas o va presa. Todo fue para hacerle pasar un susto pues sabian muy bien a que iba ella al cementerio. Claro que mi mama no les hizo caso, seguimos visitando el cementerio y tratando de interesarnos donde estaban los fusilados. ya despues cambiaron el sitio de los entierros, no supimos mas donde los llevaban.

Antiguo Panteon del Ejercito Constitucional cubano,
que fue saqueado por los comunistas

miércoles, 1 de junio de 2011

Una prueba mas de abuso y tortura cometida con mi madre en Cuba. La cara lo dice todo.

Foto tomada estando presa en Seguridad del Estado para un carnet, despues de haber salido de un interrogatorio y torturas. La cara lo dice todo. Sin palabras.

martes, 24 de mayo de 2011

Denuncias publicadas en el periodico de Miami en el año 1963.

Buscando entre los documentos que me dejo mi tio Diaz Lanz, encontre varios recortes de periodicos que hablan sobre las malas condiciones que padecen las presas politicas en las carceles cubanas.



lunes, 23 de mayo de 2011

La segunda condena de mi mama. Historia y Documentos.

Primera parte.

Mi mama siempre se caracterizo por ayudar a quienes necesitaba, sobre todo a aquellos que habian estado presa o preso politico. En casa de mis abuelos, donde ella vivia desde que salio de prision, tenian estadia algunas presas que salian de la carcel y no tenian donde vivir, mientras rehacian su vida.

Se caso mima en 1971, fue una ceremonia en la casa de los tios del novio, todo muy sencillo, asistieron contadas personas, las mismas que siempre estaban a nuestro lado, es sabido que pocas personas se atrevian a tratarnos, tenian miedo de que si lo hacian, se perjudicaran.

Manolo su ya esposo, era ciudadano espanol, nacido en Lugo, Galicia, trabajaba en la Cancilleria espanola al servicio personal del Canciller Francisco de La Vega y Gonzalez. Su trabajo como miembro de la cancilleria y su pasaporte de ciudadano espanol, le permitia ganar en dollares y comprar en tiendas diplomaticas, ademas de tener carro con chapa diplomatica, mas otras ventajas reservadas solamente para el servicio diplomatico.

Gracias a estas facilidades, en casa teniamos mejor situacion economica que muchas personas, por tal motivo, se podia conseguir medicinas y alimentos para poder ayudar a personas que lo necesitaban, uno de ellos fue Aldo Francisco Abreu y Bacallao, alzado del Escambray, acusado de atentar contra los poderes del estado y de planear un fallido atentado contra Castro. Paquito, como yo le decia carinosamente, logro fugarse de donde lo tenian detenido en Las Villas y se refugio en casa de su tia Celita, madre de dos fusilados, suegra de una expresa politica muy conocida por todas ellas, el nombre me lo reservo. Por  meses acompane a mi mama a visitar a Aldo dos veces a la semana, siempre llevabamos una bolsa cargada de comida y medicinas, nos hacia camino en el diario recorrido, de las visitas a casa de mi bisabuela para curarla del cancer en la nariz que padecia.

Nosotras eramos las unicas personas con quienes el coversaba, aparte de su tia, al llegar nosotras, salia del cuarto donde permanecia escondido sentandose en la sala muy pegado al refrigerador, de esta forma no podian verlo desde la ventana. EN esa epoca yo era una nina, tenia 10 anios, me hacia regalitos que nos gustaba a las ninas, artesanias confeccionadas por el, como por ejemplo: yaquis (un juego para las ninas) y una pelotica hecha de ligas, hasta los yaquis eran dificiles de consegui en Cuba, por la carencia de todo y los juguetes racionados y por libreta. Una vez me ayudo con un trabajo de fisica hizo una balanza en madera que me pedian como proyecto en la asignatura. Era muy carinoso conmigo, lo queria mucho. En una oportunidad enferme con una gripe muy fuerte, en la noche, disfrazado como un viejo, llego a casa trayendome de regalo un muneco al que le puse carinosamente Paquito como su nombre, jamas olvide ese lindo gesto.

Celita tenia otro sobrino que la visitaba, un despota capitan del G2, en esos dias, fueron mucho mas frecuentes sus visitas, despues se supimos el porque, ya sospechaba que alli en casa de su tia pasaba algo.

Una de esas tardes, sentada en el sofa jugaba parchis con Paquito, mi mama habia ido con Celita a la cocina para hacer cafe, de repente con un empujon grande, se abre la puerta de la calle y entra ese sujeto, jamas olvidare ese momento, mirando fijamente a Paquito con cara de malo le dice, sabia que estabas aqui y que esta mujer te ayudaba, senalando para mi mama, ella habia corrido a la sala para ver que pasaba, senalando con un dedo en forma desafiante le grito: si no te entregas, tia pagara las consecuencias y esta mujer tambien pagara su culpa. Celita angustiada exclama: por favor hijo, ten piedad de tu primo, el chivato gritando contesto: la revolucion esta primero, saliendo apresuradamente del apartamento, recuerdo verlo alejarse por aquel largo pasillo, Celita sentada en el sillon temblaba, estaba blanca como un papel, Aldo y mi mama trataban de consolarla, la pobre, era muy mayor, ya habia pasado por el dolor de perder en el paredon de fusilamiento a sus dos hijos, ademas de tener a la esposa de uno de ellos presa politica, condenada a muchos anios de carcel.

Celita le dijo a Aldo, huye, vete, escondete que no te encuentren, igual que tu Ena, pero el le dijo que no, que esperaria que lo fueran a buscar porque no podia abandonarla, mi mama tambien dijo: estoy con ustedes hasta el final.

De ahi salimos para casa de abuela Emilia, mi bisabuela, no se menciono lo ocurrido para no preocupar a abuelita y a tio, pero ella sabia que tenia una sentencia nueva que enfrentar.

Llegamos a casa al oscurecer, desde lejos, vimos las patrullas y los jeep del G2 parados frente a la casa, ademas de los chismosos comunistas de la cuadra y la Presidenta del CDR. Mima, ya sabia lo que aquello significaba, pero seguimos caminando, ella me estrechaba muy duro la manito diciendome que no me asustara, que se le llevarian presa pero que ella regresaria.

Al pararnos frente a la puerta de la calle, los genizaros con acostumbrada brutalidad agarran a mi mama esposandola, a mi me empujan brutalmente a un lado, mi mama al ver aquel maltrato conmigo y que lloraba por el tiron tan bruzco que me dio aquel hombre, le dio una patada al genizaro que me dio empujon diciendole: no la toquen, no se le ocurra hacerle nada, pero ellos burlandose, le dijeron que se callara y se la llevaron para la patrulla a la fuerza, dandole empujones, casi arrastrandola.

Manolo que habia llegado del trabajo, estaba esposado pegado a la pared junto a mi abuelo, cada uno con un verdeolivo apuntandole con una escopeta en la espalda. En ese momento entro a la casa mi abuela que venia de su trabajo, me abraza, agustiada pregunta que estaba pasando, uno de ellos le dice: callese vieja o la cargamos tambien.

Sacaron a empujones a Manolo arrastrandolo hacia la patrulla, soltaron a mi abuelo. Fueron saliendo uno a uno los verdelivos de casa a subirse en los jeeps.

Comence a llorar inconsolable porque vi como se llevaban a mi mama en aquella patrulla con la sirena a todo volumen, seguro que para llamar mas la atencion, detras, siguiendolos, los jeep con los genizaros, mientras tanto, nos gritaba la chusma amontonada frente a casa: paredon, paredon, esbirros, gusanos.

No supimos de mi mama por muchos dias, hasta que nos llego un mensaje, un papelito muy doblado tirado por la ventana, diciendo anonimamente, que ella estaba en Villa Marista. Ya mi abuela habia hablado con el abogado de la Embajada para ver que se podia hacer.


sábado, 7 de mayo de 2011

Recuento para la historia. Un dia como hoy de 1960, "fue condenada a pena de muerte mi madre, estando embarazada" Causa 33/1960.


Un dia como hoy 8 de mayo de 1960, despues de haberla salvajemente torturado estando embarazada, la llevaron a la fuerza a juicio con una gran infeccion en una nalga por un ballonetazo, subio las escaleras gateando y esposada, pues ella no permitio que los verdeolivos la ayudaran. Le pidieron pena de muerte en el juicio, no la ajusticiaron porque estaba embarazada. Le rebajaron la condena a 30 años, luego a 6, los cuales cumplio entre las Carceles de Guanabacoa y Guanajay.
En el 1971, volvio a caer presa 2 años,Causa 284/1972, por ayudar a un alzado del Escambray.
Tengo que mantener vivos esos recuerdos y denunciarlos, es necesario se conozca la barbarie comunista en Cuba.  Imposible olvidar.





Quiero dejarles un poema que hace tiempo escribi, esta inspirado en los hijos que han dejado su madre en Cuba, y luego, al regresar, solo han podido besar un frio marmol.

Noventa millas con una flor.
(un cubano ante la tumba de su madre)

Asoma una mustia sonrisa
y una lagrima cae,
sobre el frio marmol que hoy,
es el techo que te cubre.

Aqui estoy junto a ti Madre mia,
hablandole al silencio
con las mejillas
agonizantes sin tu beso.

Engeorgette Alvarez


martes, 5 de abril de 2011

Dia del Preso Politico cubano. 5 de abril. Documentos.

05 de 1870:
José Martí comienza a cumplir una condena a trabajos forzados en la cárcel “Canteras de San Lázaro” en La Habana. Por ello este día ha sido escogido para celebrar el Día del Preso Político cubano.
Himno del Presido Politico Cubano
http://www.youtube.com/watch?v=VPT5bXqXuqo




lunes, 4 de abril de 2011

Hoy hace años que se fundo la Unión de Pioneros de Cuba (UPC) o el fin de la inocencia de la infancia cubana.

Como distintivo se usaba una pañoleta blanca y azul, amarrada al cuello.

A los niños nos quitaron la ilusion de los Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltazar, a cambio  empiezan a formarnos con consignas comunistas, las cuales teniamos que aprender de memoria.

Al principio de creada la institucion, la consigna  fue:  "Pioneros Siempre listos, en algunas escuelas se uso por mucho tiempo:  Quien es nuestra madre: Cuba, quien es nuestro Padre: Fidel.

En 1967 al ser ejecutado el verdugo de la Cabana, el asesino Che Guevara, se cambia el lema por: "Pioneros por el Comunismo ¡Seremos como el Che!"  y se empieza a venerar al Che, pretendiendo formar a la juventud a su semejanza, comienza el hombre nuevo de la revolucion, la personalidad comunista.

Por suerte jamas fui pionera, mi madre supo guiar mis pasos.

martes, 29 de marzo de 2011

Otra de las mentiras de castro.

Dijo que jamas le rendiria honores a nadie que haya tenido que ver con el sistema de gobierno de Estados Unidos y aqui lo vemos rendido a los pies del monumento a Abraham Lincoln, en Washington DC. 


lunes, 28 de marzo de 2011

Expreso Politico Denuncia que Fidel le hizo cortar los dedos de la mano

Buscando entre documentos y recortes de periodicos antiguos, encontre esta denuncia.





miércoles, 23 de marzo de 2011

Perdonar?

Por: Iliana Curra

En el tema cubano mucho se ha hablado, y se habla a diario, de perdonar. Aunque realmente se perdona al que se arrepiente, esto en términos religiosos. En términos judiciales puedes arrepentirte cincuenta veces, y si asesinaste, violaste o cometiste un acto delictivo, no creo que haya perdón.
...
Entonces, ¿a quien perdonar? ¿A quienes fueron partícipes de los paredones de fusilamiento? ¿A los que fueron –y son- parte de las turbas al servicio de la dictadura contra los opositores y el pueblo? ¿A los que hundieron el remolcador 13 de Marzo? ¿A los hermanos Pérez Pérez que con tanto ensañamiento dispararon sus misiles contra dos pequeñísimas naves aéreas tripuladas por civiles pertenecientes a la organización de Hermanos al Rescate?

¿Deberíamos perdonar a los que masacraron a los presos políticos en la cárcel de Boniato? ¿A los que dejaron morir a Pedro Luis Boitel y hasta lo golpearon cuando agonizaba? ¿Perdonaríamos a los que les echaron los perros entrenados a Jorge Luis García Pérez (Antúnez) en la prisión? ¿A los que han golpeado ya varias veces al periodista independiente, Guillermo Fariñas? ¿A los que hostigan al Dr. Oscar Elías Biscet en su celda? ¿A los que han torturado por años a Arturo Suárez Ramos? ¿O es preferible perdonar a todos aquellos que patearon y usaron la fuerza brutal contra el presidio político femenino?

¿Quizás se debiera perdonar a los que impidieron a Mario Chanes de Armas ver el cadáver de su hijo de apenas 22 años, luego de que muriera de forma misteriosa, para darle un último beso de despedida? ¿Acaso correspondiera perdonar a quienes fusilaron al Coronel Cornelio Rojas en la forma tan bárbara que lo hicieron, y que además dejaron constancia sádica en un video?

¿O es que se perdonaría a todos aquellos que fueron responsables de la muerte del opositor, Miguel Valdés Tamayo, quien fuera sacado de prisión por una licencia extrapenal por razones de enfermedad y luego le hicieron brutales actos de repudio y golpearon con saña? ¿Habría que perdonar a los que quemaron a Tondike y luego lo fusilaron sin compadecerse?

¿Perdonaríamos a los que usaron métodos de tortura contra La Niña del Escambray hasta enloquecerla? ¿A los que dieron electroshock a los presos políticos en la Sala Carbó Serviá? ¿A los que persiguieron al escritor Reinaldo Arenas? ¿A los que torturaron a Julio César Morales en sus doce años de encierro injusto? ¿A los que golpeaban por ser negro y rebelarse al prisionero político, Ignacio Cuesta Valle, conocido como el “Pichi”?

¿Qué cosa es perdonar? ¿Eximir de responsabilidad a los criminales que han vivido al amparo del régimen por todos estos años?

Llevamos casi medio siglo de tiranía nefasta. Son muchos los muertos en este largo camino recorrido que no acaba. Muchos presos, mucho dolor. Una desesperanza imperdonable. Un pueblo que vive pensando en huir porque le arrebataron sus sueños a golpes de mentiras. Un país en ruinas material y espiritualmente. Una infancia perdida entre pañoletas y consignas enfermas de odio. Una juventud que solo mira hacia al norte porque ha perdido la orientación hacia otros caminos que pudieran liberarla. Una indolencia universal que lastima hasta lo infinito.

Pero se habla de perdonar como si las víctimas no contaran. Muchos no han podido, ni siquiera, llorar a sus muertos y darles cristiana sepultura, como a los que asesinaron en las lomas del Escambray y otros tantos lugares en los que se luchó con las armas.
Ahora que los desertores son casi héroes en la ciudad donde más víctimas existen, se habla de perdonar para calmar sus miedos. Se habla de tolerancia para evitar la justicia. Aunque todavía no los he escuchado decir: “me arrepiento”. Así de simple.

Aún así, cuando la justicia divina los perdone, si es que se arrepienten, tendrá que haber justicia legal en una Cuba libre. Porque, a pesar de todos los indulgentes y sentimentales que andan por ahí, a pesar de la reconstrucción de una Cuba nueva y sin odio, si no hablamos de justicia, jamás podremos hablar de patria.

martes, 22 de marzo de 2011

Otra de las mentiras de Castro. El golf lo juegan los burgueses. Lo prohibio en Cuba.

Castro jugando golf, cuando dijo que solo lo jugaban los burgueses.
.

En 1961 Alberto Korda fotografió a Fidel y al Che en un campo de golf, mientras parodiaban el prestigio de Eisenhower en este deporte.

El golf no es para revolucionarios, pero Fidel estaba en 1961 en una reunión con Che revisando periódicos norteamericanos y tropezaron con un titular que alababa el prestigio del presidente Eisenhower como golfista. Así que montaron una parodia al día siguiente y el diario Revolución tituló por un "Fidel juega mejor que Eisenhower".

jueves, 3 de marzo de 2011

Otra de las mentiras de Castro. Varias fotos

Dijo que eliminaria los mendigos y daria ayuda a los ancianos.

Deplorable estado de la vejez en Cuba.
































.